Profesionales de la salud
 
causas-dermatitis-atopica
 
Volver

Causas de la dermatitis atópica

Tu hijo se ha levantado por la mañana alegre, como cada día. Una nueva jornada comienza y como siempre quiere empezarlo con energía. Sin embargo, nota en algunas partes de su cuerpo un pequeño escozor que va acompañado por varias erupciones en el cutis. Y no, no se trata de unas simples picaduras de mosquito. Se rascas porque le pica y la hinchazón se vuelve más grande y desagradable. Ante esta situación, acudes a su médico de cabecera y, tras hacerle las pruebas pertinentes, le han diagnosticado una dermatitis atópica y no sabes muy bien que es lo que es. Por este motivo, en el blog de nutrición terapéutica de Probelte Pharma te contamos cuáles son las causas y el tratamiento de la dermatitis atópica.

¿Qué es la dermatitis atópica?

Empecemos definiendo el problema. La dermatitis atópica es una enfermedad o trastorno de la piel que aparece en la cara y el cuerpo de bebes y niños pequeños, y que puede prolongarse hasta la adolescencia o la edad adulta si no se sigue un buen tratamiento para combatirla. Por desgracia, se trata de una enfermedad de tipo hereditario, por lo que si alguno de los padres ha tenido episodios similares durante su niñez es probable que se transmita a sus hijos a lo largo de su vida.

Estas erupciones o eccemas afectan principalmente al cuero cabelludo, la cara, el torso y alrededor de las superficies flexoras del cuerpo como los codos y las rodillas. Así, se estima que entre el 5 y 10 por ciento de los niños españoles pueden sufrir esta enfermedad y recibir un tratamiento de dermatitis atópica.

¿Qué causa la dermatitis atópica?

Los dermatólogos todavía no han encontrado las causas de la dermatitis atópica si bien sí que se conocen una serie de factores tanto genéticos como ambientales que producen esta enfermedad. Estos factores se pueden dividir en:

  • Genética: las investigaciones han demostrado que si los padres poseen dermatitis atópica o incluso asma es muy probable que los hijos desarrollen esta enfermedad. Además, existen diversos estudios que afirman que una edad avanzada de la madre a la hora de dar a luz también podría considerarse otra causa de la dermatitis atópica.
  • Clima: las ciudades que poseen un clima más frío, industrial, y por lo tanto contaminado, incrementan las opciones de padecer dermatitis atópica. En este sentido es importante mantener el dormitorio a una temperatura entre 18 y 22ºC y con una humedad relativa de entre un 40 y 60%.
  • Otros: existen una serie de factores que pueden agravar o desencadenar esta enfermedad como alergias alimentarias, piel reseca, insomnio o el contacto con tejidos como la lana y el nylon. No obstante, no se ha probado de manera directa que padecer alergias a determinados elementos sea una de las causas de la dermatitis atópica pero sí que incrementa sus efectos.

Niña comiendo granada

¿Cómo se trata la dermatitis atópica?

No existe un único tratamiento para la dermatitis atópica ya que no existe una cura como tal. El objetivo pasa por controlar los brotes, aliviando al paciente y mejorando su calidad de vida. En la actualidad la base del tratamiento son los corticoides tópicos, que dependiendo del tipo de eccema y de la zona donde se encuentre se utilizará uno u otro. La toma de determinados alimentos ayuda a reducir sus efectos a la vez que reduce las recurrencias. Uno de esos alimentos es la granada. Esta fruta contiene punicalaginas, unos compuestos polifenólicos con elevadas propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Estudios en humanos han demostrado que las punicalaginas tienen un efecto beneficioso en la dermatitis atópica.

Desde Probelte Pharma te recomendamos el uso de nuestro complemento alimenticio Keriba Forte con POMANOX ®, que está compuesto por el extracto natural de granadas frescas enteras. Una cápsula diaria actúa beneficiando y mejorando los problemas dermatológicos ayudando a tener una piel sana.  Por otro lado, para el cuidado de la piel se recomienda utilizar geles de baño regulares, así como no frotar ni secar la zona infectada con demasiada fuerza para evitar picores para que el tratamiento para la dermatitis atópica obtenga un mayor efecto.